LABIOPLASTIA Sabadell – Barcelona
Cirugía estética

La labioplastia o ninfoplastia es una cirugía íntima encaminada al rejuvenecimiento de los genitales externos femeninos mediante varias técnicas.

Por ejemplo, puede realizarse una reducción de labios menores cuando éstos son excesivamente grandes (hipertrofiados) o si tienen una forma anómala (colgantes o asimétricos) de modo que incluso generan dificultades en las relaciones sexuales.

Ficha Técnica

Tiempo quirúrgico: 1 horas

Anestesia: General

Hospitalización: 1 noche

Recuperación: 1 semana

Resultados: Inmediatos

La labioplastia o ninfoplastia es una cirugía íntima encaminada al rejuvenecimiento de los genitales externos femeninos mediante varias técnicas. Por ejemplo, puede realizarse una reducción de labios menores cuando éstos son excesivamente grandes (hipertrofiados) o si tienen una forma anómala (colgantes o asimétricos) de modo que incluso generan dificultades en las relaciones sexuales.

También se pueden realizar rellenos de grasa en los labios mayores y el pubis, con el fin de aumentar la turgencia de este área del cuerpo. La pérdida de tersura y volumen en dicha zona puede llegar a provocar sentimientos de vergüenza o pudor en algunas mujeres a la hora de ir a la playa, e incluso problemas para mostrarse desnuda ante su pareja. Asimismo, se puede aplicar la técnica contraria, es decir, extraer la grasa sobrante en casos de labios mayores o pubis que presentan mucho volumen, para evitar así que la ropa ceñida de la mujer marque demasiado esa zona.

Las mejores candidatas para este tipo de intervenciones son aquellas pacientes con alteraciones estéticas o morfológicas (sean más discretas o más llamativas) que buscan una mejoría en su aspecto genital. Esto es debido a que genéticamente, debido al paso del tiempo, a alguna práctica deportiva o a múltiples partos, estas mujeres han sufrido estiramientos en la zona vaginal externa.

 

La primera visita a su cirujano plástico para labioplastia

En la primera consulta usted tendrá la oportunidad de informar a su cirujano plástico acerca de sus objetivos,este es el momento de sincerarse, y comunicarse de la forma más abierta posible. Explique sin reparos el porqué ha tomado la decisión de someterse a una labioplastia, y de cuáles son sus expectativas reales. También es igualmente importante que le ofrezca algunos datos sobre su tipo de vida, como conocer sus actividades habituales, si practica algún deporte, si lleva una vida más o menos sedentaria, y en este caso si tiene una vida sexual activa, etc.  Con los datos obtenidos de esta primera comunicación, nacerán las claves para ofrecerle el diagnóstico más adecuado. Es el momento de examinarla minuciosamente, medir sus proporciones, analizar su físico y obtener respuestas. Su cirujano plástico deberá ser lo mas realista posible e informarle de las posibles soluciones y de las técnicas más adecuadas para usted, y le facilitará los datos acerca del tipo de anestesia y del hospital o clínica donde se efectuará la intervención de labioplastia, momento en el que usted ha de exponer sus dudas. Asimismo, el cirujano plástico deberá informarle de las condiciones del quirófano. Asegúrese de que el hospital cumple con todas las garantías y que cuenta con los todos servicios para afrontar cualquier imprevisto. No olvide nunca que su salud es lo primero. La comunicación cirujano-paciente debe ser abierta y sincera, ya que en este primer momento es cuando usted decidirá si el cirujano plástico que le acaba de examinar le ofrece la suficiente confianza para continuar con el proceso de someterse a una labioplastia o ninfoplastia.

 

La elección de la técnica

Hay distintas técnicas quirúrgicas según los casos que haya que tratar. Los distintos procedimientos son los siguientes:

Cuando se han de reducir los labios menores, la técnica consiste en extirpar el exceso de piel y suturar los bordes, pero no todos los labios considerados “grandes” son iguales, razón por la cual se debe emplear el método más adecuado para cada paciente.

Si se han de reducir los labios mayores o el abultamiento del pubis, se eliminan los excesos de grasamediante la técnica de la liposucción, o por lo limitado de la zona, mediante la miniliposucción: ésta es una versión más sencilla que la liposucción, que se efectúa con finas cánulas que aspiran la grasa de la paciente.

Y si se han de aumentar los labios mayores o el volumen del pubis (Monte de Venus), se infiltra ácido hialurónico o tejido graso propio (lipoestructura). Para más información sobre este tipo de materiales para infiltraciones, consulte nuestra sección Medicina Antienvejecimiento.

Asimismo, también puede intervenirse para reducir la piel sobrante que hay alrededor del clítoris, mediante incisiones en forma circular y pequeñas suturas en el denominado “capuchón del clítoris”, dejando así esta delicada zona erógena remodelada y más descubierta de cara a las relaciones sexuales.

 

El preoperatorio de labioplastia

Una vez usted ya ha decidido dar el paso de operarse para corregir sus labios vaginales, ahora comenzará a dar los pasos necesarios para proceder a su intervención con todas las garantías. En este punto, muchas mujeres comienzan a sentirse nerviosas: no se preocupe por ello, es normal que sienta nerviosa, así que guarde la calma y continúe con sus actividades diarias con total normalidad, incluso con su vida sexual.

Es necesario, como en toda intervención quirúrgica, que se realice un análisis de sangre, una radiografía de tórax y un electrocardiograma. Todo ello le será prescrito por su cirujano plástico.

Deje de fumar, el tabaco es muy perjudicial y los tejidos necesitarán aportaciones extras de oxígeno para regenerarse con la mayor rapidez posible, su salud se lo agradecerá  y su cicatrización siempre será mejor.

 

Procedimientos antes de la operación

Unos días antes de la fecha fijada para la intervención, su cirujano plástico comprobará que los datos resultantes de las pruebas que le prescribió son lo suficientemente seguros para continuar con el proceso. Si usted es una persona sana, no habrá problema para realizar la operación y su cirujano plástico le citará definitivamente para el día y la hora. Hasta esa fecha, continúe su vida con absoluta normalidad.

 

El día de la operación de labioplastia

Antes del día de la intervención, es normal que usted se haya encontrado un poco más nerviosa de lo habitual. Aún así procure dormir la noche anterior todo lo que pueda, pero es perfectamente comprensible su nerviosismo. Por la mañana, realice su aseo corporal con un jabón neutro evitando cremas hidratantes, y retire la pintura de las uñas de pies y manos si lleva. Entre sus objetos personales para acudir al hospital, no olvide sus objetos de aseo, unas zapatillas y un simple camisón. Una vez efectuado el ingreso, se le entregará ropa interior aséptica. Posteriormente, la zona a intervenir se limpiará cuidadosamente para desinfectarla. Entonces conocerá al equipo de anestesistas, y aquí comienzarán los preliminares de la intervención. La labioplastia o ninfoplastia se realiza con anestesia local con sedación, de forma ambulatoria.

 

El postoperatorio

Durante los primeros días de postoperatorio, la paciente podrá notar algunas molestias debido a la inflamación que ha quedado en la zona, lo que es absolutamente normal, al igual que los pequeños hematomas. Respecto a los puntos, no se preocupe porque en la labioplastia se realiza una sutura en la mucosa vaginal con hilo reabsorvible, por lo que dichos puntos de deshacen solos.

Se recomienda permanecer en reposo entre 24 y 48 horas después de la operación, pero no hace falta que esté ingresada en el hospital más de unas pocas horas. Cuando su médico le permita, podrá levantarse y marcharse a su domicilio, guardando reposo y una serie de precauciones que el cirujano plástico le recomendará.

 

La vuelta a la rutina

Durante los días siguientes, usted irá sintiéndose cada vez con más fuerzas para recuperar sus hábitos del día a día. Al principio quizá encuentre algo hinchada la zona, y puede que sienta insensibilidad o dolor con el roce de la ropa interior o al sentarse, aunque dichas molestias remitirán con la medicación que le habrán prescrito. Sin embargo, con el paso de las horasla recuperación se hará cada vez más evidente y, con toda probabilidad, podráretomar sus actividades normales aproximadamente a los cuatro o cinco días. En cualquier caso, evite la ropa interior muy ceñida. Por otro lado, tenga en cuenta que cada persona tiene un ritmo de cicatrización diferente, así que no existe una norma general para todas las mujeres operadas de labioplastia. Su recuperación dependerá de este ritmo.

 

Recomendaciones para después de la operación de labioplastia

Hasta que la cicatrización se complete, lo que ocurrirá en cuatro o cinco semanas, evite acciones que puedan dañar la zona intervenida, como por supuesto las relaciones sexuales, o también otras actividades como montar en bicicleta o a caballo. Además, mantenga limpia la zona intervenida llevando una higiene íntima correcta, sin productos que alteren la flora natural de su vagina.

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES (F.A.Q.)
¿ La labioplastia puede ser un remedio para mi insatisfacción sexual?

Es posible que el hecho de tener los labios menores muy grandes y colgantes, por ejemplo, sea un factor molesto a la hora de tener relaciones sexuales. Esta anomalía sí se puede corregir con la labioplastia. Sin embargo, la labioplastia no “cura” la insatisfacción sexual si ésta se debe a otras razones (psicológicas, hormonales, médicas, de la forma interior de la vagina, etc…)

¿Cuál es la fecha ideal para someterse a este tipo de intervención?

El momento idóneo para llevar a cabo una cirugía de la zona genital femenina es inmediatamente después de que finalice la menstruación, ya que de este modo, cuando se la mujer tenga su siguiente periodo, los tejidos ya estarán bastante bien cicatrizados.

¿Cuándo puedo volver a retomar mi vida sexual?

Como normal general, no se puede tener relaciones sexuales hasta pasadas cuatro o cinco semanas después de la labioplastia, sobre todo si se produce penetración.

¿Qué resultados notaré? ¿Se notarán mucho las cicatrices?

Los resultados de la labioplastia o ninfoplastia son permanentes, y permiten que la paciente tenga unos labios vaginales rejuvenecidos y remodelados. Las cicatrices son casi inapreciables al poco tiempo, y la incisión suele cicatrizar muy bien a pesar de que la zona genital es, por naturaleza, húmeda.

¿Es posible intervenir en un mismo tiempo quirúrgico los labios mayores y los menores?

Sí, es posible. Es una operación que no tiene mayor riesgo que las labioplastias sencillas.

¿Qué beneficios reales notaré en mi vida normal, una vez finalizado el periodo postoperatorio?

Se olvidará, por ejemplo, de las molestias a la hora de ponerse un bikini, un tanga o ropa ceñida, de montar en bicicleta o realizar otros deportes que requieran ropa especialmente ajustada, de los dolores y roces en las relaciones sexuales, y de los posibles complejos causados por esta pequeña anomalía.

¿Tendré que ir a una nueva visita para que me quiten los puntos?

No, porque en la labioplastia se realiza una sutura en la mucosa vaginal con hilo reabsorvible, por lo que los puntos de deshacen y, en caso de que su cirujano tenga que ponerles algún punto externo, éste se caerá por sí solo y no hará falta retirarlo.

¿Puedo ir a la playa después de someterme a este tipo de intervención?

Con un bikini o bañador que no presione demasiado su piel, y guardando las debidas precauciones que el médico le recomiende, puede usted ir a la playa y bañarse, una vez hayan pasado al menos cuatro o cinco semanas y note que la cicatrización se ha completado.

¿Podré ir al gimnasio y hacer deporte?

Durante el primer mes y medio aproximadamente, tiene usted que evitar ejercicios que presionen directamente su zona íntima, como por ejemplo la hípica o la bicicleta -sea en el exterior o la estática en el gimnasio-. Tampoco es recomendable correr durante largo tiempo -sea en la cinta o en la calle-, ya que esta práctica le puede ocasionar molestias por el roce y el sudor. Pasado este periodo de tiempo, podrá comenzar a hacer deporte moderadamente y con las debidas precauciones.

¿Mejorará mi incontinencia urinaria tras una labioplastia?

La remodelación de los labios vaginales y/o el pubis no tienen relación alguna con la incontinencia urinaria, por lo que esta intervención no es la adecuada si usted tiene esa clase de problema.

¿Existe algún riesgo de perder la sensibilidad de mi zona íntima?

El área del cuerpo intervenida en la labioplastia o ninfoplastia, la zona genital femenina, tiene un gran número de terminaciones nerviosas. Su cirujano ha de tener experiencia en este tipo de operaciones y ser extremadamente minucioso y cuidadoso a la hora de hacer las incisiones para evitar riesgos y complicaciones. No obstante, en toda labioplastia realizada con éxito, y como en toda intervención quirúrgica, también existe la posibilidad de que temporalmente, durante los primeros días, sienta un cierto grado de insensibilidad en sus labios vaginales.

En mi vagina me sobresale el capuchón del clítoris, ¿me lo pueden reducir quirúrgicamente?

Efectivamente, la reducción de la piel sobrante alrededor del clítoris es una de las intervenciones de cirugía íntima que entran dentro del área de la labioplastia. Como señalábamos en la pregunta anterior, se trata de la zona más erógena del cuerpo femenino, y por ello su cirujano ha de tener una gran experiencia y pericia para realizar una remodelación del capuchón del clítoris.

¿La menopausia provoca la deformación de los labios vaginales?

No, la menopausia no es la causa subyacente, lo que ocurre es que las mujeres en esta franja de edad han tenido probablemente varios partos y una intensa vida deportiva, por lo que, por ejemplo, sus labios menores pueden presentar un aspecto envejecido o ser demasiado grandes. Sin embargo, esta misma anomalía puede encontrarse en mujeres más jóvenes por causas genéticas o de elasticidad excesiva de la propia piel al tener relaciones sexuales.

¿Qué es la llamada "Dispareunia"? ¿Se puede remediar con la labioplastia?

La Dispareunia es el dolor que experimentan algunas mujeres al practicar el sexo, pudiendo ser leve o muy acentuado. La labioplastia puede ayudar a aliviar el dolor si éste se produce por factores exclusivamente externos como por ejemplo los incómodos roces, es decir, labios menores muy grandes, labios mayores muy amplios que cierran demasiado la entrada de la vagina, etc. La labioplastia no corrige, por ejemplo, otros problemas como el vaginismo(contracción de los músculos del interior de la vagina).

¿La falta de orgasmo se puede solucionar con una labioplastia?

No, excepto en los casos en los que la falta de orgasmo se debe a la excesiva cantidad de piel que hay alrededor de su clítoris, y no a otras razones que su médico tendrá que descartar. En este sentido, la intervención que corrige el “capuchón del clítoris” permite retirar la piel sobrante para dejarlo al descubierto y, por tanto, esto le puede ayudar a alcanzar el orgasmo más fácilmente.

SOLICITA CITA PREVIA

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono

Tratamiento

Sede

Comentarios

OTROS TRATAMIENTOS

Cirugía contorno corporal

Cirugía facial

Cirugía íntima femenina

NOTICIAS DEL BLOG

Clínica Nélida Grande

C/ Pi i Margall 14 (junto a El Corte Inglés)

08208 Sabadell (Barcelona)

Servicios

Consultas de Cirugía Plástica y Reparadora

Consultas de Medicina Estética

Salas de Tratamientos Estéticos

Módulo de Post-Operatorios

Horario

de Lunes a Viernes:

9:00 – 14:00 y 16:00 – 19:00

VEN A CONOCERNOS Y RESUELVE TUS DUDAS
Solicitar cita previa