RECONSTRUCCION DE MAMAS Sabadell – Barcelona
Cirugía estética

La reconstrucción de mamas es, por definición, una intervención quirúrgica que permite devolver a una mujer el aspecto original de sus mamas, probablemente después de haber sufrido un cáncer, un accidente o un traumatismo, que ha causado un daño severo a uno o ambos pechos.

También es posible reparar antecedentes de cirugías defectuosas.

Ficha Técnica

Tiempo quirúrgico: 2-5 horas

Anestesia: General

Hospitalización: 2-3 noches

Recuperación: 2 semanas

Resultados: 90 días

En la mayoría de las operaciones de cirugía plástica intervienen factores psicológicos muy importantes, pero, en la reconstrucción de mamas, más que nunca. La mujer que se somete a este tipo de intervención en muchas ocasiones ha pasado por un duro proceso tumoral y por una mastectomía (generalmente, extirpación de uno de los senos). Por esta razón, necesita recuperar su mama, recuperar su contorno y si figura, ya que el hecho de no tenerla lleva asociados trastornos graves de autoestima, depresión, sensación de pérdida de la feminidad, pánico a mostrar su cuerpo desnudo…

Existen dos tipos de reconstrucción de mamas: inmediata o diferida. La primera de ellas consiste en realizar la reconstrucción -en los casos en que es necesaria la mastectomía, y ya hayan finalizado los tratamientos químicos o radiológicos – en el mismo tiempo quirúrgico en el que se lleva a cabo la extirpación del tumor, es decir, en la misma operación. En el quirófano, se coordinan dos equipos médicos (cirujanos plásticos y oncólogos), de modo que la paciente evitará el duro proceso de quedarse un largo tiempo sin uno de sus pechos, porque que al salir de la operación ya tiene realizado el implante. Se obtiene un resultado armónico y las dos mamas serán finalmente de igual tamaño y forma, debido a que los profesionales pesarán y estudiarán el pecho sano a la hora de reconstruir el que ha sufrido la enfermedad. En cuanto al segundo tipo de reconstrucción – la diferida- se da cuando la mujer ha pasado por un largo periodo de tratamientos (quimioterapia, radioterapia…) que puede haber durado muchos meses, y no ha podido someterse a una reconstrucción inmediata por razones médicas. En estos casos, la piel sin glándula mamaria ha quedado “pegada” al tórax de la mujer y hay que comenzar un proceso llamado Expansión Tisular, el cual detallaremos a lo largo de esta sección.

 

La primera visita a su cirujano plástico

En su primera visita usted tendrá por primera vez la oportunidad de informar a su cirujano plástico acerca de sus objetivos, es el momento de sincerarse y comunicarse de la forma más abierta posible. Explique sin reparos el por qué toma la decisión de someterse a una reconstrucción de sus mamas, si ha tenido cáncer o ha sufrido un accidente grave, y de cuáles son sus expectativas. También es importante que ofrezca algunos datos sobre su tipo de vida; es importante conocer sus actividades habituales, si practica algún deporte, si lleva una vida más o menos sedentaria, si su trabajo habitual es más o menos activo, etc.  Con los datos que se obtengan de esta primera comunicación, nacerán las claves para ofrecerle un diagnóstico adecuado. Es el momento de examinarla minuciosamente, medir sus proporciones, analizar su físico y obtener respuestas. Su cirujano plástico deberá ser lo más realista posible e informarle de las posibles soluciones y de las técnicas más adecuadas, y le facilitará datos acerca del tipo de anestesia y del hospital o clínica donde se efectuará la intervención, momento en el que usted ha de exponer sus dudas sin ningún reparo. Asimismo, el cirujano plástico deberá informarle de las condiciones del quirófano. Asegúrese de que el hospital cumple con todas las garantías y que cuenta con los servicios suficientes para afrontar cualquier imprevisto. No olvide nunca que su salud es lo primero. La comunicación cirujano-paciente debe ser lo más abierta y sincera posible, ya que en este primer contacto es cuando usted decidirá si el cirujano plástico que le acaba de examinar le ofrece la suficiente confianza para continuar con el proceso de someterse a una reconstrucción de mamas.

 

La elección de la técnica: reconstrucción inmediata

Es importante que su cirujano plástico elija la técnica quirúrgica más adecuada para su caso concreto. Esto es algo de vital importancia, ya que cada persona es un mundo y dependiendo de cada constitución física, y sobre todo del estado actual de los pechos y si éste es resultado de un tumor o de otro tipo de traumatismo, puede ser recomendable una técnica u otra. Dentro de las intervenciones inmediatas (llamadas R.M.I. y que se realizan inmediatamente después de extirpar un seno canceroso), existen varias técnicas, y con todas ellas se obtiene la ventaja de que la mujer no se ve “amputada” en ningún momento. Por ejemplo, tras un largo tiempo recibiendo sesiones de radioterapia y/o quimioterapia, una vez realizada la mastectomía, la mama puede haber perdido parte de su tejido y grasa natural. Por ello, el tejido interior que cubría la glándula mamaria es demasiado fino y es necesario reforzarlo antes de colocar un implante, bien conpiel natural de nuestro propio cuerpo o bien con piel artificial.

En estas circunstancias, la solución que se aplica es la implantación de un injerto mediante un colgajo (artificial o proveniente de nuestro abdomen o glúteos), gracias a la microcirugía. Pero la técnica que hoy en día se aplica, y considerada de última generación, es la denominada: LATISSIMUS DORSI, en la que el cirujano disecciona una pequeña parte de este músculo que tenemos en la espalda, y se une al músculo pectoral, de manera que ambos forman un nuevo tejido mamario que podrá soportar la prótesis. Exteriormente, se crea un nuevo pezón con piel (también de la espalda, que sin embargo sólo tendrá una pequeña cicatriz) y un pequeño cartílago pigmentado.

Tras operar un pecho, si su cirujano considera que hay que intervenir el otro para conseguir unos resultados armoniosos, valorará esta opción y la llevará a cabo si es necesario.

 

La elección de la técnica: reconstrucción diferida

Las pacientes que, sin embargo, no han tenido que realizarse una mastectomía completa, pero sí ha tenido complicaciones (ejemplo: depresión de la axila) debido a los tratamientos médicos, etc… y su mama ha quedado algo deformada, una vez que está sana y se han eliminado todos los tejidos malignos, se realiza un injerto de grasa con células madre, para rellenar el seno y dotarle de una forma redondeada y proporcionada.

Desafortunadamente, lo más común es que sí haya habido una extirpación total de la mama, y que incluso tras la intervención haya habido que continuar aplicando a la paciente quimioterapia y/o radioterapia, entre otros tratamientos para el cáncer. A veces hay que esperar muchos meses hasta que desaparezca totalmente el tumor. También, algunas ocasiones son las propias afectadas, y sus médicos, los que deciden posponer la reconstrucción, por razones psicológicas, personales y por supuesto médicas. En cualquier caso, algunas consecuencias físicas que pueden surgir durante esta “espera” son por ejemplo los problemas en la columna vertebral, debido a la diferencia de peso entre la zona que ha sido amputada y la que no, y las contracturas musculares que intentan encontrar un nuevo equilibrio.

Una vez superado todo este proceso, es entonces cuando se puede hablar de una reconstrucción de mama diferida. Al no haber tenido glándula mamaria durante mucho tiempo, el propio desarrollo del cuerpo ha hecho que el tórax tenga una apariencia masculina, no hay volumen, y la piel exterior y el músculo pectoral mayor han quedado unidos, “pegados”, por lo que habrá que crear poco a poco un espacio para que sea posible colocar un implante para reconstruir la mama.

Esto se consigue con el Expansor Tisular, mediante el cual se inserta una bolsa expansora (tipo globo) bajo de la piel y el músculo. Gracias a un mecanismo valvular, se inyecta periódicamente una solución salina que poco a poco llenará el expansor con el objetivo de que la piel se vaya estirando y así obtener un hueco para la futura prótesis. Este proceso dura aproximadamente seis meses para que el espacio creado se consolide. Cuando la piel que hay en la mama se ha distendido lo suficiente, se retirará el expansor y se pondrá un implante anatómico.

Habitualmente, los cirujanos llevan a cabo la reconstrucción de la areola y el pezón unos dos meses después de la intervención, ya que en dicho momento habrán desaparecido tanto la inflamación como los moretones, y la mama se habrá asentado en su posición correcta.

 

El preoperatorio

Usted ya ha decidido dar el paso de operarse para reconstruir sus senos, y ahora comenzará a dar los pasos necesarios para proceder a su intervención con todas las garantías. En este punto muchas mujeres comienzan a sentirse nerviosas: no se preocupe por ello, es normal que sienta nerviosa, así que guarde la calma y continúe con sus actividades diarias con total normalidad.

Para una intervención de este tipo, es necesario que se realice un análisis de sangre, una mamografía del pecho sano (si en el otro le han realizado una mastectomía), una radiografía de tórax y un electrocardiograma. Todo ello le será prescrito por su cirujano plástico. Es recomendable comenzar con una hidratación de la zona pectoral mediante una simple crema hidratante, con el objetivo de preparar su piel para que en la intervención se puedan conseguir los mejores resultados posibles. Deje de fumar, el tabaco es muy perjudicial y los tejidos necesitarán aportaciones extras de oxígeno para regenerarse con la mayor rapidez posible, su salud se lo agradecerá  y su cicatrización siempre será mejor.

 

Procedimientos antes de la operación

Unos días antes de la fecha prevista para la intervención, su cirujano plástico comprobará que los datos resultantes de las pruebas que le prescribió son lo suficientemente seguros para continuar con el proceso. Si usted es una persona sana, no habrá problema para continuar y su cirujano plástico le citará definitivamente para el día y hora de la operación. Hasta esa fecha, continúe su vida con absoluta normalidad.

 

El día de la operación

Y llegó el día tan esperado. Es normal que los días anteriores usted se haya encontrado un poco más nerviosa de lo habitual. Aun así procure descansar la noche anterior todo lo que pueda, aunque es perfectamente comprensible su nerviosismo. Por la mañana, realice su aseo corporal con un jabón neutro y evite -ahora sí- cremas hidratantes. Retire la pintura de las uñas de pies y manos, con el objeto de permitir al equipo de anestesistas valorar una buena coloración en las extremidades. Entre sus objetos personales para acudir al hospital, no olvide su neceser de aseo, unas zapatillas y un simple camisón. Una vez efectuado el ingreso, se le entregará ropa interior aséptica y el cirujano dibujará en su cuerpo unas líneas que servirán de guías para la intervención. Posteriormente la zona a intervenir se limpiará cuidadosamente y se recubrirá con una solución compuesta por yodo y otras sustancias, las cuales servirán para desinfectar toda la zona a intervenir. Entonces conocerá al equipo de anestesistas, y aquí comienzan los preliminares de la intervención. Usted quedará sumergida en un profundo sueño mientras se efectúa la intervención. Cuando se despierte, le habrán colocado un brassier o sostén postquirúrgico.

 

El postoperatorio

La noche después de la intervención, quedará ingresada mientras su cuerpo se va adaptando a su nueva fisonomía. En ocasiones le pondrán unas sondas o drenajes que servirán para evacuar líquidos sobrantes del interior de su cuerpo. Como todavía estará todo muy reciente y pasará la noche ingresada en su habitación, si lo desea podrá estar acompañada de algún familiar o amigo. A las 48 horas ya podrá levantarse y, entre el tercer y quinto día podrá marcharse a su domicilio, guardando una serie de precauciones que su cirujano plástico le recomendará.

Durante los próximos 15 días irá sintiéndose cada vez con más fuerzas para recuperar sus hábitos diarios. Al principio necesitará reposo y se sentirá algo débil, notara sus pechos hinchados y tensos. Sin embargo, con el paso de las semanas la recuperación se hará cada vez más evidente y, con toda probabilidad, al mes de la intervención ya se sentirá con ganas de volver a sus ocupaciones normales.

 

La vuelta a la rutina

En este momento es recomendable evitar los movimientos bruscos con los brazos, así como levantar objetos pesados. Quizá le cueste también conducir su vehículo. Su propio cuerpo le irá avisando de los movimientos que puede hacer, recuperando su actividad poco a poco. Tenga en cuenta que cada persona tiene un ritmo de cicatrización diferente, así que no existe una norma general para todas las mujeres operadas de reconstrucción de mamas. Su recuperación dependerá de este ritmo. No tenga prisa, muévase son suavidad y con el tiempo verá que cada día se siente mejor que el anterior y que la tensión de sus mamas irá disminuyendo poco a poco. Las prótesis, si las hubiere, irán situándose y adaptándose a su nueva ubicación durante los próximos meses hasta que usted se sienta plenamente recuperada y, por supuesto, con un pecho mucho más atractivo.

 

Recomendaciones para después de la operación

Al igual que le ocurre a un pecho natural, un pecho operado necesita también de cuidados. Es muy importante que cuide sus mamas, para ello el uso de sujetadores y cremas hidratantes y reafirmantes ayudarán a que su pecho se mantenga más firme y erguido durante más tiempo. Evite los golpes y las maniobras bruscas, ya que aunque puede hacer una vida normal, al igual que ocurre con unas mamas naturales, siempre deberá tener cuidado y evitar golpeárselas.

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES (F.A.Q.)
¿Puedo dormir de lado o boca abajo después de operarme?

Después de la intervención es importante evitar cualquier peso sobre las mamas recién operadas, y hay que dejar pasar un tiempo hasta que la cicatriz interior cure completamente y no queden holguras. Durante los 15 primeros días deberá dormir boca arriba. Poco a poco podrá ir girándose y adoptando una postura lateral, pero hay que tener un poco de paciencia y esperar a que desaparezcan las molestias antes de dormir en cualquier postura.

¿Existe algún remedio para que las cicatrices curen antes?

Existen diversos productos que ayudan a la mejora de la cicatrización, entre otros se encuentran las tiras de TROFOLASTIN o también MEPIFORM, que se deben de aplicar sobre las cicatrices y dejarlas actuar durante un tiempo. También puede ayudar la aplicación de aceites de rosa de mosqueta y CONTRACTUBEX GEL. Pregunte a su cirujano para mayor información.

¿Son necesarios los drenajes para evacuar líquidos después de la operación?

Los drenajes suelen ser recomendables, aunque es una decisión que debe tomar el cirujano. En ocasiones, y si se considera que la cirugía ha sido lo suficientemente “limpia”, se evita su uso, debido a que igual que sirven para evacuar líquidos, pueden convertirse a su vez en una vía de acceso para posibles infecciones que pueden llegar desde el exterior.

¿Se notarán mucho las cicatrices?

Según la técnica de reconstrucción mamaria utilizada, a la mujer le pueden quedar cicatrices en zonas como la mama, el pezón, la espalda (caso de Latissimus Dorsi), los glúteos, el abdomen (caso de injertos de colgajos) u otra zona de la que se ha extirpado tejido.

Su propia capacidad de cicatrización y la pericia del cirujano para llevar a cabo este tipo de intervenciones son muy importantes y, si todo va bien, sus cicatrices serán finalmente pequeñas líneas.

¿Puedo usar sujetador con aros?

Durante los primeros dos meses es aconsejable utilizar un sujetador deportivo, sin aros, hasta que la mama tome su forma definitiva. Pasado este tiempo ya se puede empezar a utilizar cualquier tipo de sujetador.

¿Podré cuidar de mis hijos y levantarlos del suelo?

Al menos durante los primeros 15 días no debe levantar ningún peso, si tiene hijos pequeños es necesario que busque alguna ayuda para estas labores. Tenga paciencia, una buena curación necesita reposo.

¿Puedo dar de mamar de nuevo o cuando tenga mi primer bebé?

No será posible en algunos casos, como en la mama que ha sufrido una mastectomía.

¿Cuánto tiempo tengo que esperar para quedarme embarazada?

Hasta pasados 6 meses de su intervención de reconstrucción de mamas no es aconsejable quedarse embarazada. Sin embargo, si por alguna razón usted se quedase embarazada antes de que pase dicho periodo de tiempo, ello no supondría un gran problema. Consulte a su médico cuando llegue el momento.

¿Puedo ir a la playa después de operarme?

Guardando las debidas precauciones y protegiéndose del sol puede usted ir a la playa y bañarse, una vez haya pasado el periodo de convalecencia de 1 mes.

¿Podré ir al gimnasio y hacer deporte?

Durante el primer mes tiene usted que evitar los movimientos bruscos de brazos y el levantamiento de peso. Pasado este tiempo y a medida que las molestias van desapareciendo puede usted empezar a hacer deporte con las debidas precauciones, poco a poco y a medida que se vaya sintiendo con más fuerza podrá ejercer cualquier deporte.

¿Es posible mantener relaciones sexuales?

Normalmente, pasados 15 días de su intervención ya es posible mantener relaciones sexuales, en posturas cómodas y evitando la presión y el peso sobre las mamas.

¿Se pueden tomar pastillas anticonceptivas recién operada del pecho?

La utilización de pastillas anticonceptivas no está contraindicada en el caso de una intervención de reconstrucción de mamas.

¿Necesitaré masajes en los pechos?

Su cirujano le aconsejará si efectuar masajes en las mamas es necesario en su caso o no, esto depende de diversas circunstancias que el propio profesional valorará.

¿La mama reconstruida tendrá la misma apariencia que la natural?

En general, el resultado de la reconstrucción mamaria suele ser muy exitoso y gratificante, pero es frecuente que la paciente note el pecho reconstruido más firme que el otro, y algo más redondeado, aunque el cirujano realizará retoques (o incluso implantes) a la mama sana si ello es necesario para recuperar la armonía de las formas. Las pequeñas diferencias no se notarán con el uso de un sostén adecuado.

En el caso de que me coloquen alguna prótesis, quería saber qué es el llamado encapsulamiento o contractura capsular.

La contractura capsular no es otra cosa que una cicatrización anormal de la cápsula que se forma alrededor de la prótesis, como consecuencia de un rechazo del organismo hacia ésta. Una vez introducidas las prótesis en la mama, el organismo produce siempre de forma natural una cápsula fibrosa alrededor. Esta formación es como una piel interior lisa formada sobre todo por colágeno. Normalmente esta cápsula fibrosa no causa ninguna molestia, pero a veces se desarrolla más de lo normal, ejerciendo presión sobre los tejidos y endureciendo la mama, y puede llegar a deformarse por la fuerza producida. En casos extremos puede aparecer dolor, porque para disminuir el tamaño del cuerpo extraño, el organismo añade fibras contráctiles a la cápsula para intentar empequeñecer al máximo el implante. Llegado a este punto, la solución suele ser la retirada de las prótesis, aunque a veces puede corregirse mediante masajes y otros tratamientos de medicina estética.

El uso de implantes rugosos disminuye notablemente los índices de contracturas capsulares, razón por la cual los implantes de textura lisa se utilizan cada vez con menos frecuencia.

SOLICITA CITA PREVIA

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono

Tratamiento

Sede

Comentarios

OTROS TRATAMIENTOS

Cirugía contorno corporal

Cirugía facial

Cirugía íntima femenina

NOTICIAS DEL BLOG

  • Cómo evitar REALMENTE los riesgos en la cirugía estética

    Son más que conocidos los casos de intrusismo profesional en la cirugía estética. Pero no siempre se trata de eso a la hora de nuestra seguridad en quirófano, sino de todas las condiciones que rodean a nuestra intervención -aunque vaya a realizarla un cirujano titulado,......

  • Ventajas de la depilación con luz pulsada

    La depilación con luz pulsada intensa (IPL) es una de las opciones más recomendadas para lograr el adiós definitivo al vello corporal. Pero con la entrada del láser de diodo -o alejandrita- en el sector de la estética, han surgido dudas sobre la efectividad de......

  • Soluciones para pechos caídos y otros problemas en las mamas

    Unas mamas bonitas pueden verse afectadas por muchos motivos y presentar un aspecto que la cirugía estética en la mayoría de los casos puede mejorar. Las huellas paso del tiempo, de los embarazos y la lactancia, así como problemas congénitos o de malformación progresiva, son......

  • Los 6 mejores tratamientos para reducir arrugas (de verdad!)

    Nuestra Unidad de Medicina Antienvejecimiento hoy te propone los 6 mejores tratamientos para reducir arrugas. Con resultados muy visibles, rápidos y duraderos. Medicina estética al servicio del rejuvenecimiento de tu piel, basada en el método de las infiltraciones en este caso. Los efectos logrados con las......

Clínica Nélida Grande

C/ Pi i Margall 14 (junto a El Corte Inglés)

08208 Sabadell (Barcelona)

Servicios

Consultas de Cirugía Plástica y Reparadora

Consultas de Medicina Estética

Salas de Tratamientos Estéticos

Módulo de Post-Operatorios

Horario

de Lunes a Viernes:

9:00 – 14:00 y 16:00 – 19:00

VEN A CONOCERNOS Y RESUELVE TUS DUDAS
Solicitar cita previa