Cómo reconocer a un buen cirujano plástico y evitar riesgos al operarse

02 Jul Cómo reconocer a un buen cirujano plástico y evitar riesgos al operarse

La especialidad de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora es la única titulación válida para ejercer dicha profesión. Sin embargo, desafortunadamente, existen numerosos casos de intrusismo, donde personas que no tienen cualificación se autodenominan engañosamente ‘cirujanos estéticos’, ‘cirujanos cosméticos’ u otras designaciones ambiguas que en realidad no existen. Desconfíe de ellos si detecta alguno de los signos que a continuación se detallan.

De la misma manera que un paciente que sufre del sistema respiratorio desea ponerse en manos de un buen neumólogo, hay que estar seguro de las garantías que nos ofrece un cirujano plástico. La primera de ellas es precisamente la titulación: el paciente ha de confirmar que quien le va a operar dispone efectivamente del título de especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. Actualmente no existe un registro ni un listado en el que los potenciales pacientes puedan comprobar la formación de su cirujano. Sin embargo, es recomendable acudir a los listados que las sociedades oficiales SECPRE o la AECEP tienen en sus respectivas páginas web (www.secpre.org y www.aecep.es), en los que se incluyen el contacto de todos sus miembros en cada provincia. Aparte, los colegios de médicos también pueden facilitar la información de los doctores que han registrado allí su título.


Otra señal es el lugar de trabajo. Los profesionales serios no operan en pisos ni domicilios particulares, sino en clínicas y hospitales que tienen la certificación adecuada y los medios necesarios para atender cualquier complicación médica que pueda surgir en una intervención. Asimismo, en necesario ser consciente de que un buen cirujano no hace milagros, ni promete a sus pacientes expectativas que no se puedan cumplir, ni procedimientos fáciles y sin esfuerzo; y el caso contrario también: le desaconsejará una operación que -aunque usted crea que necesita o desea- a corto o largo plazo puede resultarle perjudicial tanto física como psíquicamente. Un verdadero cirujano plástico también puede hacerle desistir de realizarse una intervención a alguien con personalidad inestable, con una visión distorsionada de su propio cuerpo, o que entra en quirófano muy influenciado por su pareja sin estar convencido. Piense que muchas personas en estas situaciones son carne de cañón para “cirujanos” sin escrúpulos.

En cuanto a la valoración previa de los posibles riesgos, el médico está obligado a presentar al paciente un consentimiento informado por escrito (en el que consten todas las posibles complicaciones que pueden surgir) así como un documento para la protección de sus datos personales para que lo firme, aparte de elaborar su historial. Respecto a la atención médica, si la primera consulta no la tiene con un médico, sino con un comercial o similar que le vende la acción quirúrgica como un ‘producto’ y, además, presionándole para que se opere rápido: desconfíe.

Dra. Nélida Grande
Colegiada nº 25.161
Doctora Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética
CLÍNICA NÉLIDA GRANDE
Pi i Margall, 14
08208 SABADELL
Tel. 937 169 525

CLÍNICA DIAGONAL 

Carrer Sant Mateu, 26,
08950 Esplugues de Llobregat
BARCELONA 
Tel. 932 053 213




No hay comentarios

Post A Comment