La otoplastia, no sólo para las orejas separadas

25 Feb La otoplastia, no sólo para las orejas separadas

En cirugía plástica, la otoplastia o corrección de las orejas va más allá de acercar a la cabeza las llamadas orejas de soplillo o en asa. Dicha operación, a nivel pediátrico, se puede realizar a niños desde los cuatro años de edad (máximo hasta los 14, recomiendan los especialistas). Además de estos casos, están los pacientes adultos que presentan defectos en la zona auricular que afean sus orejas de forma notable -lo que pueden llegar a afectarles en su vida social-. En este punto, un preciso retoque de cirugía plástica puede embellecerlas y así armonizar también el conjunto de la cara.

Un cirujano experimentado puede esculpir el cartílago de la oreja en la medida necesaria, buscando siempre un resultado lo más natural posible y acorde a los objetivos que busca la persona que se está operando. Se puede dar la situación de un paciente que tenga el lóbulo -parte inferior de la oreja- de una proporción demasiado grande respecto al conjunto auricular. Ello suele ocurrir con el paso de tiempo, o en personas que se han puesto pendientes u otros adornos de peso a lo largo de los años. Asimismo,  el paciente puede desear que la zona contraria, la que acaba con el hélix (pliegue superior redondeado) sea más reducida -o menos puntiaguda, es decir, si tiene la tendencia a las denominadas “orejas de duende”- . En cualquiera de estos casos, en quirófano la remodelación es posible.

Existen otras anomalías menos conocidas que también se pueden mejorar con cirugía, como cuando no se tiene plegado el borde de la oreja -es decir, carecer del llamado Hélix- ya que éste se puede recrear mediante suturas externas. Asimismo, puede ocurrir tanto en niños como en adultos que exista una pequeña asimetría en las orejas en cuanto a tamaño y posición, lo que se puede solucionar. Este tipo de otoplastia puede ser necesaria por ejemplo tras un accidente o traumatismo, aparte por supuesto de cuando la desigualdad es genética. 

Además de todos estos posibles casos, cuando se trata del problema más común -la separación de las orejas de la cabeza-, adultos de cualquier edad pueden acceder fácilmente a una solución de manos de un cirujano experimentado.

Por último, si es un niño el que se va a operar, los padres han de explicarle con la mayor naturalidad posible que el médico le va a ayudar a sentirse mejor, y paralelamente administrarle si es necesario una medicación pediátrica antes de comenzar el proceso, para evitar las reacciones de miedo o la ansiedad ante el quirófano.

Dra. Nélida Grande
Colegiada nº 25.161
Doctora Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética

CLÍNICA NÉLIDA GRANDE
Pi i Margall, 14
08208 SABADELL
Tel. 937 169 525

CLÍNICA DIAGONAL 

Carrer Sant Mateu, 26,
08950 Esplugues de Llobregat
BARCELONA 
Tel. 932 053 213

www.doctoragrande.com

No hay comentarios

Post A Comment