La otoplastia o cirugía de las orejas

09 Dic La otoplastia o cirugía de las orejas

En estos días festivos, de puente para muchos (o acueducto, como lo llaman algunos) voy a hablar de un tema que afecta también -y sobre todo- a los niños: las orejas prominentes o demasiado separadas de la cabeza. Para solventar esta malformación, los cirujanos recomendamos realizar una OTOPLASTIA, que es la cirugía que se realiza para devolver las orejas prominentes o “de soplillo ” a su posición normal, más pegadas a la cabeza, o para reducir su tamaño si son excesivamente grandes, entre otras anomalías diversas (recreación del pliegue exterior, reducción del lóbulo colgante, etc.)
La corrección de las orejas que están demasiado separadas del cráneo -llamadas también “en asa”-, es una intervención de cirugía pediátrica que se realiza normalmente en niños entre los cuatro y 14 años. Las orejas se han desarrollado casi completamente a los cuatro años, por lo que cuanto antes se realice la cirugía una vez pasada esa edad, menor será el posible perjuicio psicologico que pase el niño en el futuro a corto y medio plazo.
Por lo general, se practica una incisión en la parte posterior de las orejas, junto al pliegue que toca a la cabeza, de modo que no quedan cicatrices visibles. Después se procede a remodelar y esculpir el cartílago en la medida necesaria, buscando siempre un resultado lo más natural posible. Para finalizar la intervención, se retira la piel sobrante, y se restauran los surcos de la oreja si es necesario, y se realiza una sutura. Esta técnica, sin embargo, varía dependiendo del problema concreto que tenga que resolver (reducción del tamaño de la parte inferior o lóbulo en personas de edad avanzada, reducción de la parte superior o “tubérculo auricular”,etc.)

Existen otras anomalías menos conocidas pero también comunes que se pueden mejorar con la cirugía, como por ejemplo los lóbulos girados o rotados hacia fuera o hacia los lados -aunque el tamaño sí sea el correcto-. También hay pacientes que no tienen plegado el borde de la oreja -carecen del llamado Hélix-, el cual se puede recrear mediante unas suturas externas.
El momento de la operación
Hasta que su cirujano le concrete la fecha de la otoplastia, continúe su vida con absoluta normalidad. Cuando se trata de niños, hay que explicarles con la mayor sencillez y naturalidad posibles que el médico le va a ayudar a sentirse mejor arreglando su pequeño problema, además de administrarles si es necesario una medicación pediátrica preanestésica para evitar las reacciones de miedo o la ansiedad ante el quirófano.
La otoplastia se realiza bajo anestesia local con sedación, ya que se trata de un procedimiento ambulatorio que no precisa de ingreso mayor a unas horas. No obstante, en las cirugías pediátricas se usa en algunas ocasiones anestesia general. Además, en el caso de los niños pequeños, a veces es necesario que se queden una noche ingresados en el hospital.
La vuelta al cole
A pesar de que el resultado definitivo no se puede valorar realmente hasta pasados tres meses, la vuelta a la rutina de los adultos (o al colegio de los niños) puede comenzar tras la primera semana de postoperatorio, aunque aún deban llevar puesta la banda elástica que le habrán colocado en el postoperatorio y tener cuidado de no golpearse esa zona. Por lo demás, puede quedarse tranquilo ya que la cirugía de las orejas es un procedimiento sencillo con resultados permanentes y, por lo general, sin complicaciones postoperatorias.

Dra. Nélida Grande
colegiada nº 25.161
Doctora Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética

CLÍNICA NÉLIDA GRANDE
Pi i Margall, 14
08208 – SABADELL
Tel. 937 169 525

CLÍNICA DIAGONAL
08950 BARCELONA
Tel. 932 053 213

www.doctoragrande.com

No hay comentarios

Post A Comment