La reducción de mamas

26 Feb La reducción de mamas

También llamada mamoplastia de reducción, la reducción de mamas es un procedimiento quirúrgico para disminuir el tamaño de los senos, mediante la extirpación de grasa, tejido mamario y piel, haciéndolas más pequeñas, ligeras y firmes. Además, se puede reducir el tamaño de la areola en la misma operación.

Las mujeres con pechos muy grandes pueden presentar algunos problemas debidos al exceso de peso que esto acarrea, como dolor de espalda y de cuello, irritaciones de la piel debajo de la mama o problemas respiratorios. La finalidad de la mamoplastia de reducción es proporcionar a la mujer unas mamas más proporcionadas con el resto de su cuerpo.

Una reducción de mamas, tanto cuando hablamos de mujeres adultas que ya han sido madres o de chicas jóvenes que sufren un crecimiento excesivo de sus pechos -gigantomastia-, se lleva a cabo normalmente mediante la mastopexia (utilizada también en la elevación de mamas), que consiste básicamente en eliminar el exceso de piel y el tejido mamario sobrante, para conseguir la disminución del tamaño del pecho.

Este tipo de intervenciones de mama siempre dejan cicatrices permanentes, aunque es la habilidad del cirujano al efectuar la intervención, los cuidados posteriores y la capacidad de cicatrización de la paciente los factores que determinarán el resultado final -en muchos casos discretas líneas poco perceptibles-. No obstante, en la gran mayoría de las veces los resultados de este tipo de intervenciones son muy satisfactorios, ya que se trata de corregir deformaciones en situaciones donde la realidad se aleja de lo que consideramos una mama bonita.

*Los hombres también pueden llegar a necesitar una reducción de mamas o mamoplastia de reducción si se les diagnostica ginecomastia, término que hace referencia a los varones que tienen los pechos muy voluminosos e incluso similares a los de una fémina. Este tipo de cirugía se desaconseja en el caso de hombres con obesidad que no hayan intentado previamente solucionar su problema con dieta y ejercicio.

El postoperatorio

La noche después de la intervención, la mujer quedará ingresada mientras su cuerpo se va adaptando a su nueva fisonomía. En ocasiones le pondrán unas sondas o drenajes que servirán para evacuar líquidos sobrantes del interior de su cuerpo. Como todavía estará todo muy reciente y pasará la noche ingresada en su habitación, si lo desea podrá estar acompañada de algún familiar o amigo. Al día siguiente, si su médico lo autoriza, ya podrá levantarse y marcharse a su domicilio, guardando una serie de precauciones que su cirujano plástico le recomendará.

Durante los próximos diez días la paciente irá sintiéndose cada vez con más fuerzas para recuperar sus hábitos diarios. Al principio necesitará reposo y se sentirá algo débil, notara sus pechos hinchados y tensos. Sin embargo, con el paso de los días la recuperación se hará cada vez mas evidente y, con toda probabilidad, aproximadamente a los 12 o 15 días de la intervención ya se sentirá con ganas de volver a sus ocupaciones normales. En el caso de la reducción de mamas, se suele que dejar que pasen estos pocos días más respecto a los que habitualmente se recomiendan en los casos de cirugías de aumento.

Dra. Nélida Grande
colegiada nº 25.161
Doctora Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética

CLÍNICA NÉLIDA GRANDE
Pi i Margall, 14
08208 – SABADELL
Tel. 937 169 525

CLÍNICA DIAGONAL
08950 BARCELONA
Tel. 932 053 213

www.doctoragrande.com

No hay comentarios

Post A Comment