Hombres y cirugía estética

14 Oct Hombres y cirugía estética

Los hombres, cada vez menos tímidos ante la cirugía estética

 

Actualmente, en el 20% de las operaciones de cirugía estética que se realizan en España los pacientes son varones. De la zona facial, la intervención más demandada por ellos es la rinoplastia (cirugía de la nariz) y, de cara a contorno corporal, la liposucción en la zona del abdomen para eliminar la grasa acumulada así como la abdominoplastia -para retirar la piel sobrante que puede incluso colgar sobre la línea del cinturón-. Estas dos últimas cirugías se pueden combinar para optimizar los resultados deseados en el abdomen, evitando esa “barriga” indeseada que no responde ni a la dieta ni al ejercicio. No hay que olvidar la ginecomastia, destinada a reducir el volumen del pecho masculino.

 

A falta de que se invente un remedio definitivo y eficaz para la calvicie, el otro punto flaco del género masculino en cuestión de estética es reducir la zona abdominal con apariencia abultada debido a la genética, la alimentación, el paso de los años… Aunque antes de acudir al quirófano se debe consultar este problema con un profesional de dietética y nutrición, para visitar a un cirujano en caso de que un régimen alimenticio y una rutina de ejercicio físico no logren reducir el volumen. En estos casos, se valorará si hacer una abominoplastia, una liposucción o ambas. Si se lleva a cabo la primera, cuando el problema principal es un abdomen flácido y descolgado, normalmente ya viene acompañada de una pequeña liposucción para retirar el exceso de grasa. Y si sucede lo contrario, necesitándose sobre todo una liposucción por el gran volumen de grasa acumulada, el paciente puede valorar después con el médico si someterse a una abdominoplastia en caso de que haya quedado piel descolgada que siga afeando notablemente la zona.

Otra de las operaciones de cirugía estética más frecuentes en los hombres es la rinoplastia. La forma de la nariz es un rasgo de la cara que puede crear graves problemas de autoestima, ya sea de nacimiento o por un accidente o traumatismo posterior. Una nariz fuera de lo común pueden aportar mucha personalidad, pero en muchas otras ocasiones se generan traumas en la persona por el rechazo a ella. En estos supuestos, es conveniente consultar con un cirujano sobre cuáles son las opciones de corrección que nos ofrece la rinoplastia en nuestro caso concreto. El tamaño no es el único posible aspecto a modificar, sino también el ángulo entre la nariz y el labio superior (o la frente) o la amplitud de los orificios nasales. Paralelamente, cuando se corrige la desviación del tabique nasal se mejora a su vez la función respiratoria.

Por último, y exclusivamente para el género masculino, la intervención de ginecomastia también puede contribuir en gran medida a recuperar la autoestima del hombre. Hablamos de cuando un varón tiene excesivo volumen en sus mamas, asemejándose estas a las femeninas. En la mayoría de los casos, confluyen dos circunstancias: la hipertrofia y firmeza de la glándula mamaria que se desarrolla más de lo habitual, y, por otro lado, el exceso de grasa. Cuando existe este problema, los hombres suelen ocultarse siempre los pectorales con ropa, y también pueden verse disminuidas sus relaciones afectivas o sexuales, por retraimiento o temor al rechazo. Con la ginecomastia, el cirujano retira el exceso de tejido mamario y/o el volumen debido a la grasa acumulada -en la práctica habitual se utilizan muchas veces ambas técnicas conjuntamente-.

Etiquetas:
No hay comentarios

Post A Comment