Los “secretos” de la medicina antienvejecimiento

09 Nov Los “secretos” de la medicina antienvejecimiento

La medicina antienvejecimiento o antiaging realizada en un centro especializado y reconocido nos permite, con todas las garantías médicas, llevar a cabo retoques tanto faciales como corporales sin necesidad de entrar a un quirófano. Eliminar pequeñas arrugas o manchas cutáneas, dar volumen a nuestros labios, borrar cicatrices, remodelar el rostro y el cuerpo y, en general, rejuvenecer nuestro aspecto con resultados muy satisfactorios y previo diagnóstico médico, y si la paciente lo desea -y el doctor lo permite- puede continuar su tratamiento con sesiones periódicas.

Hoy resolveré algunas dudas básicas sobre este tipo de tratamientos, concretamente explicaré qué son algunos de los componentes que se utilizan en las INFILTRACIONES (pequeñas inyecciones) para conseguir determinados objetivos, como puede ser un aumento de labios o eliminar las dichosas arrugas.

El Ácido Hialurónico

Este ácido tiene la propiedad de retener una gran cantidad de agua, creando volumen ahí donde se inyecta y, por tanto, dejando la piel más tensa. Se utiliza para eliminar arrugas, rellenar pequeños surcos o zonas hundidas de la piel. Tiene una fácil reabsorción -entre 6 y 12 meses- y si el paciente lo desea puede ir haciendo rellenos de recordatorio, siempre dentro de unos límites y respetando la forma y estructura natural de nuestro rostro. La técnica que se emplea son las infiltraciones, que son inyecciones intradérmicas mediante las cuales se efectúan los rellenos sin necesidad de cirugía. La vuelta a sus actividades normales es inmediata y no se necesita hacer reposo.

Este ácido es una molécula presente en la matriz intercelular de los tejidos, dotando de elasticidad a la piel y dando volumen. Además, tiene la gran ventaja respecto al colágeno: que no produce alergias y no necesita test previos. La piel absorbe la sustancia sin rechazarla, ya que este tipo de ácido se produce en el interior de nuestro organismo de forma natural. Sus efectos duran entre tres y seis meses aproximadamente, aunque depende de cada caso concreto.

Aplicación de Toxina Botulínica (Botox)

La Toxina Botulínica (más conocida como Botox) provoca la relajación y paralización temporal de los músculos, y en el mundo de la belleza se aplica en pequeñas dosis para eliminar arrugas del rostro. Éstas son consecuencia de las contracciones de los músculos, que dejan de contraerse gracias a la toxina. La técnica que se emplea son también las infiltraciones, inyecciones intradérmicas mediante las cuales se efectúan los rellenos sin necesidad de cirugía, y si el paciente lo desea puede ir haciendo también rellenos de recordatorio. La vuelta a sus actividades normales es inmediata y no se necesita hacer reposo.

A diferencia del ácido hialurónico, la toxina botulínica no tiene efectos inmediatos, sino que comienza a revelar sus efectos una vez pasados entre dos y 10 días, aproximadamente. Sus resultados (una nueva expresión facial relajada y joven) duran entre seis meses y un año, aunque también depende de cada caso concreto.

Mesoterapia facial

La mesoterapia es un tratamiento que consiste en administrar pequeñas dosis de vitaminas, minerales, aminoácidos y productos homeopáticos en la piel, mediante microinyecciones. Se requiere de un tratamiento con varias aplicaciones -entre 4 y 10, por lo general- ya que se van liberando paulatinamente las grasas y toxinas de nuestra dermis, mejorando la circulación sanguínea. Por tanto, los resultados no son inmediatos, los irá notando progresivamente. Una vez finalizado el ciclo de sesiones, los resultados duran entre seis meses y un año, aunque también depende de cada caso concreto.

Se puede afirmar que la mesoterapia facial es la técnica intermedia entre los tratamientos tópicos (las cremas y serums) y los rellenos con ácido hialurónico o toxina botulínica, debido a que el procedimiento implica introducir el 100% de los principios activos que tendría un producto cosmético en el interior de nuestra piel. Suaviza las arrugas y las manchas, y también se puede aplicar en el escote y cuello.

Tras las inyecciones, los pacientes notarán una ligera inflamación y hematomas, que son signos de que la piel se está “reactivando” y el proceso de la mesoterapia está en curso. La vuelta a sus actividades normales es inmediata y tampoco se necesita hacer reposo, y el edema y la inflamación remitirán en pocos días.

Dra. Nélida Grande
colegiada nº 25.161
Doctora Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética

CLÍNICA NÉLIDA GRANDE
Pi i Margall, 14
08208 – SABADELL
Tel. 937 169 525

CLÍNICA DIAGONAL
08950 BARCELONA
Tel. 932 053 213

www.doctoragrande.com

No hay comentarios

Post A Comment