Tan bella como una actriz

11 Ene Tan bella como una actriz

Demi Moore, Nicole Kidman… algunas de las actrices más bellas de Hollywood han logrado ralentizar el proceso de envejecimiento gracias a la cirugía plástica y a la medicina estética. Recuperan y realzan así su belleza natural sin excesos, siendo ejemplo para otras celebridades que sí han hecho un mal uso de los retoques estéticos. Pero actualmente la cirugía plástica y estética no es una opción sólo para celebrities, sino que es accesible a muchas personas por los precios que se ofrecen hoy en día.

 

No nos cansamos de leer en las noticias cómo las famosas -y famosos- se “estropean” el rostro “por pasarse” con la cirugía estética. Pocas veces se realza lo positivo que aporta realizarse correctamente una intervención estética, destacándose los más minoritarios por ser más mediáticos. Sin embargo, son muchos los casos que también saltan a los medios de comunicación por sus buenos resultados. A Moore y Kidman, antes mencionadas, se suman otras como Jennifer Aniston o la española Elsa Pataky, que se intervinieron la nariz con unos resultados espectacularmente favorecedores. O la bellísima Sofía Loren, que a sus sorprendentes 82 años -y a pesar de no haber confesado públicamente su paso por quirófano- ha logrado un equilibrio entre su belleza natural y lo que le ha aportado la cirugía.

Pero echando la vista atrás, grandes estrellas de Hollywood como Rita Hayworth, Marylin Monroe o Marlene Dietrich ya recurrieron en su día a los retoques estéticos, aunque con métodos diferentes a los de ahora. Rita y Marilyn se sometieron a un tratamiento de electrólisis capilar, con el fin de resaltar la frente modificando la línea del crecimiento del pelo. Sobre Marlene corría el rumor de que se había extraído las muelas para marcar más sus pómulos. Esta actriz, además, se realizaba estiramientos faciales por el llamado método Croydon: el truco del pelo trenzado muy tirante. Y lo más curioso es que en esa época la rinoplastia no existía, pero en las radiografías de cráneo que se han obtenido de la gran Marilyn Monroe, los especialistas observan que se sometió a algún tipo de procedimiento para modificar la forma de la punta de su nariz.

Si hablamos de hombres, destacan actores tan admirados por su físico como Brad Pitt, que cuando era muy joven se realizó una otoplastia -cirugía de las orejas- porque las tenía “de soplillo”. Su ya ex-mujer, la explosiva Angelina Jolie, se realizó sin embargo una intervención de mucha mayor envergadura: una doble mastectomía preventiva por el gran riesgo de desarrollar cáncer de mama. Pocos meses después se reconstruyó ambos pechos con implantes logrando unos resultados muy femeninos. En el capítulo de las operaciones de mama, otras actrices se han intervenido el busto para lucir una mayor talla. Con un aspecto de gran naturalidad, destacan en este sentido la francesa Marion Cotillard, la mejicana Salma Hayek o las españolas Sara Carbonero o Paula Echevarría, esposas de Iker Casillas y David Bustamante respectivamente.

Pero como decíamos al principio, el hecho de llevar a cabo un cambio estético en nuestro cuerpo mediante el bisturí no es exclusivo de las estrellas de la gran pantalla. Según datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), en el año 2014 se realizaron en España un total 65.000 operaciones de cirugía estética y plástica. Hace años que estos procedimientos se acercaron a la población con el ajuste en los precios. No obstante, en este punto hay que recordar la importancia de no priorizar el coste sobre la calidad y garantías que nos puede aportar un cirujano reconocido y con experiencia.

No hay comentarios

Post A Comment