OTRAS ANOMALIAS MAMARIAS Sabadell – Barcelona
Cirugía estética

En la cirugía de la mama, aparte de las intervenciones más conocidas y de mayor relevancia – como el aumento, la reducción, la reconstrucción, etc.- también hay pacientes que acuden a las clínicas de cirugía plástica y estética para corregir pequeñas anomalías o deformaciones que sólo afectan a zonas delimitadas en el pecho, como el pezón o la areola, las cuales necesitan una atención especial.

En muchas ocasiones estas irregularidades, que pueden parecer leves desde el punto de vista de la estética o la salud en general, se pueden convertir en problemas causando heridas e incluso gran dolor si, por ejemplo, hablamos de mujeres que dan el pecho a sus hijos y no tienen una forma del pezón adecuada para ello ni tampoco la información suficiente en sus clases postparto para ayudarlas.

Tipos de anomalías

 

Pezón invertido
Reducción de areola
Acortamiento de pezón
Otras anomalías menos conocidas

En la cirugía de la mama, aparte de las intervenciones más conocidas y de mayor relevancia – como el aumento, la reducción, la reconstrucción, etc.- también hay pacientes que acuden a las clínicas de cirugía plástica y estética para corregir pequeñas anomalías o deformaciones que sólo afectan a zonas delimitadas en el pecho, como el pezón o la areola, las cuales necesitan una atención especial. En muchas ocasiones estas irregularidades, que pueden parecer leves desde el punto de vista de la estética o la salud en general, se pueden convertir en problemas causando heridas e incluso gran dolor si, por ejemplo, hablamos de mujeres que dan el pecho a sus hijos y no tienen una forma del pezón adecuada para ello ni tampoco la información suficiente en sus clases postparto para ayudarlas. Las principales anomalías de este cariz son las siguientes:

 

Pezón plano, invertido o invaginado

Hay mujeres que ven, y sienten, como sus pezones son completamente planos o están orientados hacia adentro, como “encerrados” dentro de la areola. Este fenómeno es el que se conoce como pezón invertido. No se trata de pezones de pequeño tamaño, o que tienen poco volumen cuando están erectos, sino que realmente se encuentran introducidos en el interior de la mama debido a que los filamentos musculares que deberían situarlo en su posición correcta, o bien no existen o la paciente los tiene demasiado cortos. Los pezones invertidos pueden diagnosticarse apretando la areola entre el dedo índice y el pulgar: un pezón normal sobresaldrá hacia adelante, mientras que uno invertido se retraerá. Los médicos en ocasiones recomiendan algunos ejercicios que la mujer puede hacer en su casa para revertir la forma de sus pezones, pero se ha demostrado que estas prácticas -que habitualmente incluyen la estimulación del pezón- no son recomendables ya que, o no sirven de gran ayuda, o incluso causan problemas añadidos (daños en la areola, parto prematuro en embarazadas, mastitis en madres que amamantan, entre otros).

La retracción de los pezones empieza a ser visible en la pubertad, y también se dan casos en hombres, aunque éstos son excepcionales. La apariencia de “corte” u “hoyo” en el centro de la areola puede encontrarse en ambos senos si la afección es congénita, o puede producirse en sólo uno de ellos si es consecuencia de la lactancia.  Asimismo, existen diversos grados de gravedad: cuando el pezón sólo se invierte ocasionalmente, cuando lo está la mayoría del tiempo, o si se trata de un estado constante. Si su cirujano considera que su caso presenta la gravedad suficiente para ser operado, debe saber que este tipo de corrección quirúrgica se realiza de manera ambulatoria con anestesia local y sedación.

A la hora de entrar al quirófano, y para casos leves, el procedimiento consiste en efectuar una incisión alrededor de la base del pezón, para así proyectarlo hacia afuera, separándolo cuidadosamente de los filamentos musculares que lo mantenían escondido. En este momento será necesaria una extrema pericia del cirujano para preservar los conductos mamarios (por donde circula la leche en la lactancia) en la medida de lo posible. El paso siguiente son las suturas, que sirven no sólo para cerrar la incisión sino para fortalecer la base del pezón y conservar su nueva posición. Cuando la paciente presenta un grado de gravedad más elevado, el especialista ha de eliminar en la mayoría de las ocasiones los conductos mamarios, de modo que la lactancia materna ya no será posible en un futuro. Tenga este aspecto muy en cuenta si usted sufre esta anomalía pero desearía dar de mamar a sus hijos.

En ambos casos, los resultados son inmediatos -aunque en los primeros días podrá notar inflamación- ypermanentes, que además le permitirán retomar sus actividades rutinarias en pocos días. Evite exponer sus pequeñas cicatrices al sol, para que además de ser poco visibles poco a poco desaparezcan y no se oscurezcan con los rayos solares.

 

Reducción de areola

La forma hipertrofiada -demasiado grande- de unas areolas puede deberse a razones congénitas, o bien ser resultado del estiramiento de los tejidos mamarios a causa del embarazo, la lactancia o un importante incremento general de peso. Se trata de una pequeña anomalía que puede producir complejos en la vida íntima de una mujer. A lo largo de la secciones de esta web, hemos visto que, en algunas operaciones de mamas como la elevación o la reducción, si la paciente lo desea, la areola puede ser disminuida aprovechando el mismo tiempo quirúrgico (estancia en el quirófano). Sin embargo, también es posible de una manera sencilla, en manos de un cirujano experimentado, reducir solamente el diámetro de la areola si ésta es muy grande. A veces, puede parecer que una areola es más grande porque a su alrededor se extiende otra zona de piel también oscura, lo que provoca un efecto antiestético. Según cada caso, y para conseguir una circunferencia más pequeña y definida, el profesional realiza una incisión alrededor de la parte más exterior de la areola, o alrededor del pezón, para retirar el exceso de piel pigmentada y “crear” una nueva areola que se sutura a la mama.

La operación se realiza con anestesia local y sedación, sin ingreso hospitalario. La cicatriz queda bajo la nueva aureola,y será de muy pequeño tamaño. Como en las intervenciones de corrección del pezón, en la reducción de areola los resultados son inmediatos -aunque en los primeros días podrá notar inflamación- y permanentes, que además le permitirán retomar sus actividades rutinarias en pocos días. Evite exponer sus pequeñas cicatrices al sol, para que además de ser poco visibles poco a poco desaparezcan y no se oscurezcan con los rayos solares.

 

Acortamiento de pezón

Otra de las pequeñas malformaciones que pueden tener unos pechos son los llamados pezones prominentes ohipertróficos, que son muy largos y con cirugía pueden ser acortados. La causa más habitual de este problema que sufren algunas mujeres es la lactancia, o también una alteración en el desarrollo de los senos. El resultado de esta hipertrofia son unos pezones demasiado alargados, que incluso se doblan sobre sí mismos o quedan colgantes, circunstancia que puede producir complejos en la vida íntima de una mujer.

Para llevar a cabo esta intervención, el cirujano debe trazar una incisión justo en la base inferior del pezón, para eliminar una parte de éste y después suturar la parte más exterior a la areola y, por tanto, acercándolo a la mama. El efecto conseguido es el de unos pechos rejuvenecidos, con unos pezones de forma redondeada y en armonía con el resto de las mamas.

La operación se realiza con anestesia local y sedación, sin ingreso hospitalario. La cicatriz es casi inapreciable ya que, además de ser extremadamente pequeña, está en el propio pezón y queda oculta con el color oscuro de éste. Como ocurre en la intervención de pezón invertido, en el acortamiento los resultados son inmediatos -aunque en los primeros días podrá notar inflamación- y permanentes, que además le permitirán retomar sus actividades rutinarias en pocos días. Evite exponer sus pequeñas cicatrices al sol, para que además de ser poco visibles poco a poco desaparezcan y no se oscurezcan con los rayos solares.

 

Otras anomalías menos conocidas

Existe una patología que toma el nombre de Síndrome de Poland, que es un defecto genético por el cual la mujer afectada nace con el músculo pectoral mayor y/o otros músculos adyacentes muy poco desarrollados –hipoplasia-, o directamente sin ellos, lo que provoca la ausencia de pecho o que estos sean muy pequeños y deformes. En estos casos, su cirujano le diagnosticará la intervención más adecuada para conseguir unos senos bonitos, como la reconstrucción mamaria.

Otra rareza en cuanto a morfología mamaria es la denominada Atelia, que es la ausencia congénita de pezón. Las mujeres se encuentran en esta situación, pueden recurrir a la reconstrucción del pezón y la areola, que el cirujano creará a partir de piel y cartílago de nuestro propio cuerpo. El resultado es una mama de aspecto mucho más natural, aunque debe saber que en ningún caso podrá dar de mamar a sus hijos, ya que se trata sólo de una remodelación estética. En el otro extremo, la Politelia (o síndrome de pezones supernumerarios)hace referencia a la existencia de más de dos pezones en el tórax de una persona, los cuales se sitúan en el abdomen -bajo las mamas- y suelen ser pequeños y estar mal formados. También pueden ser extirpados por su cirujano.

Pueden presentarse otras anomalías consecuencia, por ejemplo, de traumatismos en la mama, o de procesos inflamatorios -como la mastitis aguda-, entre otras razones. En definitiva, pueden darse muy diversos casos de alteraciones de este tipo debido a diferentes patologías de la mama, que afectan directamente a la salud y la autoestima de la persona, pero que si son dolencias benignas puede ser subsanadas con cirugía reconstructiva.

SOLICITA CITA PREVIA

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono

Tratamiento

Sede

Comentarios

Acepto las condiciones de uso y política de privacidad

OTROS TRATAMIENTOS

Cirugía contorno corporal

Cirugía facial

Cirugía íntima femenina

NOTICIAS DEL BLOG

  • Belleza, complejos y cirugía estética. El ejemplo de la rinoplastia.

    Con el paso de las décadas y, sobretodo, desde que comenzó el siglo XXI, las sociedades han evolucionado a un ritmo vertiginoso. La estética personal y el cuidado -e incluso el culto- al cuerpo, son una preocupación para la mayoría de las personas. Sobretodo si......

  • Cómo evitar REALMENTE los riesgos en la cirugía estética

    Son más que conocidos los casos de intrusismo profesional en la cirugía estética. Pero no siempre se trata de eso a la hora de nuestra seguridad en quirófano, sino de todas las condiciones que rodean a nuestra intervención -aunque vaya a realizarla un cirujano titulado,......

  • Ventajas de la depilación con luz pulsada

    La depilación con luz pulsada intensa (IPL) es una de las opciones más recomendadas para lograr el adiós definitivo al vello corporal. Pero con la entrada del láser de diodo -o alejandrita- en el sector de la estética, han surgido dudas sobre la efectividad de......

  • Soluciones para pechos caídos y otros problemas en las mamas

    Unas mamas bonitas pueden verse afectadas por muchos motivos y presentar un aspecto que la cirugía estética en la mayoría de los casos puede mejorar. Las huellas paso del tiempo, de los embarazos y la lactancia, así como problemas congénitos o de malformación progresiva, son......

Clínica Nélida Grande

C/ Pi i Margall 14 (junto a El Corte Inglés)

08208 Sabadell (Barcelona)

Servicios

Consultas de Cirugía Plástica y Reparadora

Consultas de Medicina Estética

Salas de Tratamientos Estéticos

Módulo de Post-Operatorios

Horario

de Lunes a Viernes:

9:00 – 14:00 y 16:00 – 19:00

VEN A CONOCERNOS Y RESUELVE TUS DUDAS
Solicitar cita previa