Cómo envejece la piel

como envejece la piel

28 Nov Cómo envejece la piel

¿Por qué nos salen arrugas con la edad? ¿Por qué se descuelga la piel y pierde suavidad al tacto? La piel es el mayor órgano que tenemos los seres humanos, y uno de los que más nos gusta cuidar por su deterioro con el paso de los años. Descubre su curioso proceso de envejecimiento y, además, unos consejos clave para intentar paliarlo. Si quieres saber cómo envejece la piel, esto te va a interesar.

Nuestra piel, si la extendiéramos, mediría aproximadamente unos 2 m². Y su peso es de alrededor de 5 kg -aunque puede llegar hasta los 10-. Tiene como función ser una barrera protectora frente a las agresiones externas del medio ambiente. También es la encargada de la denominada “homeostasia”: la conservación del medio interno en equilibrio. Está compuesta principalmente por dos capas, la dermis y la epidermis, las cuales se hallan sobre la hipodermis (una capa de grasa subcutánea.)

¿Cómo envejece la piel?

La piel cambia con la edad. Es ley de vida. Con los años se torna más delgada, pierde grasa y no luce tan fina y suave como en la juventud. Con el envejecimiento, la capa externa de la piel (epidermis) se va haciendo más delgada. A ello se añade que la cantidad de células con pigmento -llamadas melanocitos- disminuye. Sin embargo, los melanocitos restantes aumentan su tamaño. Por este motivo, la piel envejecida se vuelve más delgada y traslúcida, dejando más a la vista venas y huesos. Además, los cambios en el tejido conectivo reducen la elasticidad y la resistencia de la piel. Y los vasos sanguíneos de la dermis se tornan más frágiles, lo que puede incluso provocar sangrado bajo la piel.

Por otra parte, las glándulas sebáceas van produciendo menos grasa a medida que envejecemos. En los hombres la disminución es menor, normalmente a partir de los 75 años de edad. Pero las mujeres van produciendo menos sebo gradualmente tras la menopausia. Esto puede generar una piel reseca y prurito, debido a la falta de humedad en la piel.

arrugas menopausia

¿Por qué los mayores son más vulnerables al frío y al calor?

En las personas de edad avanzada, la capa de grasa subcutánea tiene menos grosor. Se reduce este modo el aislamiento y la amortiguación. Este hecho limita la capacidad de mantener la temperatura corporal y aumenta el riesgo de hipotermia en los climas más fríos. Paralelamente, con la edad, las glándulas sudoríparas producen menos sudor. Por esta razón es más complicado mantenerse fresco en zonas cálidas, lo que puede conducir a la insolación o hipertermia.

Factores que envejecen la piel

El medio ambiente, la fuerza de la gravedad o la luz ultravioleta del sol contribuyen a que la piel se arrugue. Y es que la exposición prolongada al sol puede hacer que surjan manchas pigmentadas de gran tamaño, sobre todo a partir de los 40 años (elastosis solar). Asimismo, según qué hábitos alimentarios tengamos, los trabajos con uso de productos químicos, fumar o consumir alcohol, por ejemplo, también causan que la piel se degrade más rápidamente.

Alimentos a evitar o reducir al mínimo su consumo

  • Grasas transgénicas, que lamentablemente están presentes en la mayoría de comidas procesadas. Solo aportan al organismo calorías vacías y pueden llegar a obstruir las arterias.
  • Bebidas azucaradas, las cuales provocan que las células mueran más rápidamente.
  • Sal, ya que las comidas muy saladas provocan mayor tensión arterial y ello reduce la producción del colágeno.
  • Carnes rojas, comidas picantes, conservantes artificiales, carbohidratos simples, alcohol, café… Mientras más lejos los pongamos de nuestra dieta diaria mejor para nuestra piel y salud en general.

 

Los últimos estudios científicos sobre envejecimiento

Estudios científicos muy recientes han descubierto que las células que dan integridad a la piel, los fibroblastos, se van transformando con la edad y comienzan a comportarse como células grasas. Pero se prevé que en un futuro se podrían llegar a desarrollar fármacos que impidan a los fibroblastos convertirse en células de tipo graso. De este modo, podrían mantener la capacidad de producir el colágeno, la elastina y demás moléculas que consiguen que la piel esté tersa y firme. Incluso podrían ayudar a que la piel cicatrizara mejor y más rápido tras una intervención quirúrgica. Según los investigadores del Institut de Recerca Biomèdica de Barcelona y del Centre de Regulació Genòmica, la metamorfosis de los fibroblastos podría explicar por qué tendemos a acumular grasa cuando envejecemos.

fibroblastos envejecimiento

Cómo cuidar nuestra piel

El paso del tiempo es algo inevitable.  Y aunque todos nuestros órganos envejecen en mayor o menor medida, la piel es uno de los que hacen la vejez más evidente. Lo básico a la hora de frenar esos síntomas de envejecimiento es limpiar e hidratar a diario la piel. Porque para lucir una piel radiante hay que poner énfasis en la higiene, eliminando los restos de las células muertas, el sebo y la polución (sobre todo si se reside en una ciudad). Todas las mañanas y todas las noches. Tras ello, una correcta hidratación y posterior nutrición conseguirán mantener la deseada elasticidad, firmeza y suavidad en la piel. Y aunque suene extraño, usar protección solar todo el año. No solo en la época estival la exposición al sol es perjudicial. Los rayos ultravioletas están presente los 365 días, hasta en invierno. Aunque el riesgo sea menor, hay que proteger también la piel. Una buena costumbre es aplicarse el protector solar tras el tratamiento de belleza y antes de maquillarse.

Medicina y cirugía estética

Pero si a pesar de cumplir esta rutina los efectos del envejecimiento hacen mella en tu piel, o ya sea porque la has empezado demasiado tarde, siempre queda una solución. En medicina estética hay aparatología y técnicas específicas que te ayudarán a recuperar un aspecto más juvenil. A lo que se suma lo que te puede ofrecer la cirugía plástica, como el lifting, entre otras intervenciones quirúrgicas.

En un centro médico-estético reconocido te aconsejarán el mejor tratamiento individualizado. Y recuerda, los buenos hábitos en alimentación y la ingesta moderada de alcohol, unidos a no fumar, no exponerse al sol sin la adecuada protección y limpiar e hidratar a diario la piel, serán tus mejores aliados en esta tarea. Ahora que ya conoces cómo envejece la piel, y a la espera de los nuevos avances científicos en la materia, estos son, sin duda, los mejores consejos básicos sobre cómo cuidarla y protegerla.

Dra. Nélida Grande
colegiada nº 25.161
Doctora Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética

CLÍNICA NÉLIDA GRANDE – SABADELL
Pi i Margall, 14
08208 – SABADELL
Tel. 937 169 525

CLÍNICA NÉLIDA GRANDE – BARCELONA
Passeig de Gràcia, 42
08007 – BARCELONA
Tel. 937 169 525

CLÍNICA DIAGONAL
Carrer Sant Mateu, 26,
08950 Esplugues de Llobregat
BARCELONA
Tel. 932 053 213

No hay comentarios

Dejar un Comentario